rotate background

Retail Sensations

Introducción

De todos es conocido que, en el Retail, la importancia de las sensaciones que produce el ambiente creado es muy importante para que nuestro cliente objetivo vuelva; no se trata solo de la confianza que deposita en nosotros por el buen trato recibido y el eficiente servicio prestado, sino también por la comodidad, confort o como queramos llamar a esa sensación de bienestar que percibimos cuando estamos en un espacio interior o exterior.


Pero diversos factores intervienen en la percepción de esa sensación, tanto en un espacio retail como en otros espacios como las viviendas. De hecho, partamos de una base firme que es la vivienda como modelo de refugio en el que la persona siente protección, confort o, por llamarlo de un modo romántico, el espacio que considera el centro de su microuniverso. Estos factores son tan variados como cantidad denominaciones se pueden lograr con la mezcla de los cinco sentidos del ser humano. Las personas no sienten de la misma manera porque todas somos diferentes en base a nuestra experiencia vital, es por ello que en el Diseño Retail se procura un estudio muy detallado de cada espacio y su propósito para que ello pueda llegar a un mayor número de clientes potenciales, es decir, nuestro público objetivo.

Como decimos, los factores que inducen una u otra sensación son muy variados y la combinación de estos factores producen diferentes resultados, entendiendo estos resultados dentro de un abanico más o menos amplio que satisfaga la rentabilidad del espacio.

"

Uno de los restaurantes que más me sorprendieron en el uso de los sentidos fue uno de la cadena The Kitchen Salvatore Cuomo, en la Estación Central de Kyoto (Japón)

 

En un espacio retail hay varios actores en acción y cada uno de estos actores se localizan en los aspectos más relevantes de su parcela pero, cuando hablamos del diseño del espacio, debemos tener en cuenta la percepción sensorial del cliente objetivo más allá de su experiencia vital. No podemos tener en cuenta qué sensaciones psicológicas podemos producir más allá de los postulados históricos como la teoría del color, el volumen y demás; es decir, sabemos que, como norma general, el rojo está relacionado con el sexo, la guerra, la excitación emocional, el amor, la sensualidad o el mal, y sabemos que el verde es, además del color de la tranquilidad, la naturaleza o la salud, también el color que mejor percibe el ojo humano; pero no sabemos qué parte de todas esas sensaciones producidas por un color va a experimentar el cliente. Podemos llegar a producir el efecto deseado con el resto de elementos del diseño como la forma, el olor, el volumen, la luz, etc.

¿Cuántos factores, en vuestra opinión como profesionales del diseño, o como usuarios profanos, sois capaces de distinguir? Lo mejor es que empecéis recordando lo más primigeniamente sensorial, lo más básico, los cinco sentidos. Sin esta parte estáis perdidos, no podréis entender el sentido de la emoción en el espacio, menos aun podréis convencer sobre vuestra propuesta y, si eres un cliente, mejor ni te lo plantees porque, como ya dije en otras ocasiones, Pinterest y los programas de TV de decoración os están mintiendo.

"

Por eso es una profesión, la de Diseño Interior, que no se aprende en un curso de unas horas on-line, sino de varios años de trabajo académico y a lo largo de la vida profesional.

 

 

 

 

 

VISTA

La idea más extendida es que un Diseñador de Interiores solo se basa en la vista para la creación de sus propuestas. Nada más lejos de la realidad: es lo más valorable porque se puede mostrar en diferentes formatos, se puede vender mejor porque la distribución de la idea es más fácil. También porque es uno de los sentidos más desarrollados; es el que permite conocer el entorno en menor tiempo, de ahí que las grandes triunfadoras del Siglo XXI sean las Redes Sociales, porque nos dan más placer en menos tiempo.

 

 

 

 

 

TACTO

Es el segundo sentido más utilizado o desarrollado aunque se queda siempre supeditado a lo que la vista nos dice, porque ésta es la primera en actuar; dependiendo de lo que el ojo vea y el cerebro interprete, tocaremos un objeto o apoyaremos nuestra mano, o nos sentaremos o nos tumbaremos en algún sofá. Pero la realidad es que tocamos más de lo que somos conscientes; todos tendemos a tocar aquello que nos resulta agradable, simpático, diferente o extraño, bonito, etc. Revisa a tu alrededor cuantos carteles ves con la frase “no tocar”.

 

 

 

 

 

OÍDO

Es el sentido de la alerta o la intercomunicación personal (no la comunicación a secas). Es ese sentido que nos mantiene seguros o inseguros, cómodos o no, estrellados o relajados, pero siempre trabajando en segundo plano hasta que algo nos llama la atención. Muchos sabréis que en los mejores restaurantes no es que pongan música relajante sino que, en muchos casos, sencillamente apagan el hilo musical ¿Sabéis por qué?

 

 

 

 

 

OLFATO y GUSTO

Son los grandes desconocidos, olvidados, menospreciados. Personalmente, prefiero hablar de ellos en conjunto porque son sentidos que trabajan en conjunto; los transmisores estos sentidos suelen enviar a nuestro cerebro señales coincidentes. Hay que tener en cuenta que estos dos sentidos son los que trabajan por recepción química directa, al contrario que los otros donde se perciben frecuencia electromagnética, presión o vibración que ha de ser transformado en transmisores químicos (neuronales).

Esto no quiere decir que a la hora de proyectar un espacio, crear una marca, una estrategia de imagen, etc, haya que hacer un estudio de los cinco sentidos como si fuéramos médicos especialistas, sino que debemos empezar por recordar como actúan y las teorías postuladas o hipótesis que nos aportan.

 

¿Sabrías nombras teorías, hipótesis o postulados en referencia a los cinco sentidos y aplicado al Diseño Interior?